Cómo evitar que tu vaporizador explote

18 mar 2024by Ian Black

Si bien algunos pueden descartar los rumores de que las baterías del vaporizador explotan cuando el caimán más nuevo se tira al inodoro, la realidad es que, si bien es poco común, existe una posibilidad distinta de cero de que tu pequeño amigo eléctrico se convierta en una antorcha humana si se usa incorrectamente. Ahora que Smokey the Bear no responde a nuestras llamadas, tuvimos que discutir con su primo Vapor the Wolf para que te dijera que “Solo tú puedes evitar que tu vaporizador provoque un incendio… ¡gracias a estos sencillos consejos! Así que escucha y comprueba estos cuatro sencillos pasos para asegurarte de que tu vaporizador no siga el camino de la llama.

1. Nunca dejes tu vaporizador cargando durante la noche

Si bien puede parecer parte de tu rutina nocturna, enchufar tu vaporizador mientras duermes durante largos períodos de tiempo es una receta para el desastre. Si existe la posibilidad de que algo salga mal con el cable de carga o el vaporizador, puedes empezar a solucionar el problema inmediatamente en lugar de permitir que crezca mientras duermes. Quitar su vaporizador de su fuente de energía mientras no funciona correctamente podría marcar la diferencia entre simplemente sobrecalentarse o toda su casa arder en llamas, así que asegúrese de cargar su vaporizador solo cuando esté activamente cerca para revisarlo. Otras ideas en las que pensar incluyen asegurarse de que su estación de carga esté libre de obstáculos o cualquier otra cosa que pueda incendiarse fácilmente.

2. Evite los días calurosos y dejar en su coche

A diferencia de un bebé o un perro, el único que notará que dejaste tu vaporizador solo en un día caluroso en tu auto eres tú. Así que asegúrate de que, en lugar de tirarlo en la guantera o dejarlo en el asiento, guardes tu vaporizador en casa o lo lleves contigo. No querrás estar a mitad de la jornada laboral cuando te toquen el hombro porque tu Toyota Yaris se está asando en el aparcamiento de empleados como el hombre de mimbre. En el otro lado del espectro, también es bueno evitar exponer tu vaporizador a frío extremo, como dejarlo en tu auto durante la noche cuando las temperaturas bajan rápidamente. Los entornos helados pueden provocar un mal funcionamiento del vaporizador y que la batería se agote, lo que provocará problemas potencialmente peligrosos en el futuro.

3. Utilice el cable de carga designado

Sorprendentemente, a pesar de que la mayoría de los vaporizadores son compatibles con “USB-C”, en realidad eso no significa que puedas usar cualquier USB-C antiguo . No, la verdad es que el cable de carga incluido con tu vaporizador fue diseñado específicamente para ser compatible con ese vaporizador específico en términos de la seguridad y eficiencia con la que carga tu batería. El uso de un cargador diferente puede provocar que la batería de su vaporizador no tenga suficiente energía y, eventualmente, que la batería se rompa o no pueda mantener la carga por mucho tiempo. Otro problema es que algunos cargadores podrían proporcionar demasiada energía y demasiado rápido a la batería del vaporizador, lo que podría provocar un incendio o una explosión.

4. Lea el manual de funciones de seguridad.

Si bien no es el consejo más sexy, resulta que tomarse un breve período de tiempo para revisar cómo se supone que debe usarse su vaporizador hace maravillas por su seguridad. Los fabricantes de vaporizadores deben incluir instrucciones detalladas que informen al cliente sobre el uso adecuado pero, lo que es más importante, les permitan saber qué no hacer con el vaporizador. Dentro de las instrucciones, podrá obtener instrucciones de carga específicas, así como información sobre cómo leer todas las luces y señales del dispositivo para comprender qué configuraciones ha activado. Cosas simples como cómo encender y apagar el dispositivo son enormemente importantes, ya que ciertas funciones de seguridad se activan cuando el vaporizador está apagado en lugar de cuando se deja encendido.

La conclusión no tan explosiva

Ahora que estamos todos sanos y salvos, es hora de aclarar que nunca existió Vapor the Wolf. No, en cambio, era el héroe dentro de ti el que hablaba, resulta que siempre lo tuviste dentro de ti para evitar la próxima explosión de vapeo. Si notaste un tema en los consejos, sería que la mayoría de los riesgos de incendio con un vaporizador provienen del momento en que se está cargando y cuando se expone a temperaturas extremas. Si mitigas el riesgo de esos dos problemas, entonces estás más que bien encaminado para garantizar que tu vaporizador nunca se convierta en humo accidentalmente. ¡Asegúrate de consultar el resto de nuestros consejos y trucos en el Blog del vaporizador Wulf Mods para obtener más información!